Navegando por Croacia

El pequeño país con un poco de todo

Texto por ZUZANA PROCHAZKA | Fotos por LAURA FAILONI

La mayor concentración de yates de alquiler no está en el Caribe, como sería de esperar, sino en Croacia, un pequeño país que durante siglos se ha visto atrapado entre dos identidades: el ambiente relajado del Mediterráneo y el comportamiento impetuoso de los Balcanes en el Este de Europa. Teniendo dos personalidades, Croacia es una sorpresa para todos los que la visitan y la mejor manera de ver su lánguida costa, que se extiende entre Sibenik y Dubrovnik a lo largo del azul del Mar Adriático, es en barco.

Alquilamos la embarcación con Dream Yacht Charter en Marina Boatic, en las afueras de la ciudad medieval de Trogir, donde ofrecen un servicio espectacularmente eficiente y amistoso que hace que los barcos estén listos rápidamente entre un chárter y el siguiente. Me sorprendió que no nos brindasen una charla informativa sobre nuestra trayectoria, pero pronto supe que esto no era un descuido, sino más bien la norma croata. Me senté con la carta y tracé una ruta aproximada.

Un itinerario errante

Antes de subir a bordo, querrá visitar Split (a unos 32 km del puerto deportivo) y el Palacio de Diocleciano, que es menos palacio y más bien la mitad del casco antiguo. Patrimonio de la UNESCO, el palacio fue construido por un emperador romano del siglo IV, pero fue reutilizado por generaciones posteriores y ahora es una mezcla de estilos arquitectóncios que exhibe artefactos romanos, bizantinos y egipcios dentro de un radio de 300 pies, todos encima unos de los otros, una dinastía plasmada sobre la anterior. Incluso si no le apasionan los museos, no podrá evitar contagiarse con la energía de la historia que aquí existe.

Una vez a bordo del barco, salimos del ajetreado puerto deportivo y navegamos hacia el sur hasta la espectacular isla de Korcula. Tuvimos un viento favorable y pasamos la mayor parte del día en un borde, aclimatándonos a nuestro viaje. Korcula se encuentra a solo unas horas de la ciudad amurallada de Dubrovnik (patrimonio de la UNESCO) de fama mundial que merece una estadía de varios días. Gran parte de Juego de Tronos se filmó aquí, pero incluso si no eres fanático de la serie, las paredes de Dubrovnik, los cafés junto al acantilado, los museos, los restaurantes y las vistas son espectaculares. Dirigirnos al sur primero nos sacó del tráfico inmediato de barcos de chárter, así que disfrutamos un poco de paz. Recorrimos las islas mientras navegábamos hacia el norte justo cuando todos se dirigían a otro lado.

Entre los lugares destacados se encontraba la isla Vis, donde nos agrupamos apretadamente, con defensas chirriando contra los barcos vecinos, y brindamos por nuestra llegada organizando un recorrido terrestre completo con una visita al túnel submarino de Tito y al encantador pueblo pesquero de Komiza al otro lado de la isla. Nuestra excursión mereció cada “kuna” que costó, ya que nuestro guía era aficionado a la Segunda Guerra Mundial y se regocijó al mostrarnos cada cueva y escondite partidista.

Casi al lado de Vis está la isla de Bisovo, donde se encuentra Modra Spilja (Cueva Azul). Al llegar a la bahía, cogimos un amarre y esperamos nuestro turno para abordar un bote, que es la única forma de ingresar a la Cueva Azul: no se permiten botes privados. En el interior, la propulsión es solo a través de un poste largo, estilo góndola italiana. Con el sol en lo alto del cielo, todo adentro brilla con un hermoso azul.

Después del almuerzo, navegamos unas pocas horas y fondeamos frente a Hvar. Esta es una bulliciosa comunidad internacional de cafés y una clientela elegante que se traslada en sus lujosas lanchas auxiliares desde y hacia sus superyates. Un destino de los glitterati, el puerto de Hvar es donde los yates tipo Onassis se codean con humildes embarcaciones de pesca locales y todo tipo de veleros y lanchas de eslora intermedia. La caminata a la cima del fuerte bien vale la pena por las impresionantes vistas y un delicioso helado.

Tomamos un taxi a Stary Grad (Ciudad Vieja) en la costa norte de la isla, que es mucho menos deslumbrante que Hvar pero que emana un encanto del viejo mundo con todas las comodidades modernas. Ya no son parte del rígido bloque del este, y los croatas ahora se lucen como empresarios, capitalizando todos los rincones de Stary Grad. Cada rincón y grieta alberga una pintoresca cafetería o tienda de comida gourmet que haría envidiar a cualquier amante de gastronomía de Napa Valley.

El fondo en el puerto de Hvar no ofrece buen agarre, así que para dormir cruzamos el canal y encontramos una cala idílica en el lado norte de Sveti Klement (Isla de San Clemente). Con reservas previas, puede comer en The Fisherman’s House, que es como disfrutar de una excelente cena en casa de un amigo, ya que es un establecimiento familiar con solo media docena de mesas. Su ensenada tiene amarres y está bien protegida, excepto de vientos del norte.

Lo simpático

Croacia es el Lejano Oeste en el agua. Las reglas de derecho de paso se basan principalmente en la testosterona y la potencia. Esté atento porque estos navegantes preferirían colisionar antes que no lucirse, especialmente si hay una mujer al timón de su embarcación. No se sorprenda si algunos barcos aceleran para aventajarlo al muelle y lo quitan del camino incluso cuando ya está retrocediendo para tomar amarras al estilo Mediterráneo.

Además, existe “The Yacht Week”. Este fenómeno de marketing alucinante no es una semana, sino una fiesta que dura todo el verano. Grupos de varones vistiendo pequeños trajes de baño se agrupan en barcos alquilados y a menudo ya lucen embriagados al mediodía. Esta odisea de navegación internacional de jóvenes de entre 20 y 30 años que van de fiesta de ciudad en ciudad es una tortura tanto para los visitantes como para los locales. Cada vez que veíamos las pancartas que anunciaban el festival, levantábamos el fondeo y nos íbamos a otro lado.

Y para finalizar, está el idioma. Los europeos orientales tienen afinidad por las consonantes y algunos nombres de islas, como Krk, no tienen vocales en absoluto. Agregue a eso una abundancia de marcas de acento y terminaciones de palabras plurales y posesivas que cambian la ortografía de una palabra por completo, y la mayoría de los angloparlantes se pierden. Sin embargo, a los croatas les encanta practicar su inglés y harán todo lo posible por ayudarle. El inglés se habla en la mayoría de los restaurantes y tiendas. Una sonrisa y un poco de humor lo ayudarán a pasar el resto.

Eximios navegantes

A mediados de semana, pensamos que habíamos sido sumamente sagaces con nuestro itinerario. Cada localidad era más hermosa que la anterior y nos felicitamos por saber escoger. Sin embargo, cuando llegamos a ciudades como Milna en la isla de Brac y Maslinica en la isla de Solta, nos dimos cuenta de que no eran nuestras habilidades superiores lo que hacía que cada ciudad fuera fascinante, sino que cada una simplemente era fascinante. Aquí, no puedes fondear en nada más que en un puerto impresionante con una ciudad espléndida bajo impresionantes acantilados. Cada parada ofrece la oportunidad de descansar mientras se disfruta de una copa de rakija, la respuesta de Croacia a la grappa o slivovica, un brandy de ciruela que podría pelar la pintura de su automóvil.

La comida y el vino son excelentes en Croacia. A lo largo del Adriático, lo típico suele ser pescado combinado con un vino blanco local. Cada menú presenta la especialidad nacional croata, cevapcici, unas delicadas salchichas hechas de carne picada de cerdo, res y cordero. Se comen para el desayuno, el almuerzo o la cena con casi cualquier cosa, desde huevos hasta papas fritas. Gracias a la existencia de un gran número de ciudades, el aprovisionamiento es fácil y asequible.

Resulta que no éramos unos geniales navegantes que armaron un viaje inusualmente sorprendente incluso sin una charla informativa previa. Fuimos visitantes comunes y corrientes que descubrimos que realmente no puedes equivocarte en ningún lugar de Croacia, ni con la navegación, ni con su historia, ni con su encanto. El país tiene un poco de todo.