Ocean Alexander 90R

La "R" es para Radical - Tal vez

Texto por ZUZANA PROCHAZKA

Revolucionario, rebelde y radical: tres palabras con “r” que describen al nuevo Ocean Alexander 90R. Luce diferente al resto de los OA y es que, según la propia compañia, el nuevo megayate de 90 pies es revolucionario pero ¿qué es una revolución sin unos cuantos radicales?.

Las dos cosas que notará cuando descubra por primera vez el OA 90R son su perfil y su espejo de popa. Al ser un yate de tres cubiertas, es un barco alto con una gran proa pronunciada. Sus ventanas de forma irregular y numerosos ángulos afilados le dan un aspecto casi camuflado, como si no hubiera realmente un conjunto de líneas que definieran su perfil, sino muchas. No se parece en nada al Ocean Alexander 90 original, que se introdujo hace años y es mucho más tradicional.

Otra característica es el factor sorpresa para cualquiera que realmente tenga el privilegio de subir a bordo. Una gran plataforma de baño conduce a un “club de playa” en el mismo nivel. Para aquellos que se han recreado en una plataforma y pensaron que era suficiente, esto lleva la relajación a otro nivel. Con puertas corredizas curvadas, el club de playa se abre para exhibir un sofá en forma de L a babor y una barra de bar rematada por un televisor de pantalla plana a estribor. Cuando miramos hacia adentro, todo el espejo parece un muro de vidrio cubierto por tragaluces que brindan aún más luz solar. Ya sea que navegue en climas cálidos o fríos, el OA 90R albergará muchas reuniones durante el día y algunas noches en este espacio placentero.

El pensamiento radical continúa dentro. El salón en la cubierta principal se extiende desde la cabina de popa que tendrá capacidad para ocho personas para un almuerzo al aire libre, y se pasará a la cocina con suntuosas áreas de sala de estar y comedor en el medio. Si tiene tripulación profesional, la cocina del yate puede cerrarse con una partición para la privacidad de los huéspedes.

Las espectaculares ventanales del piso al techo brindan vistas impecables incluso cuando se está sentado en el interior. La suite principal se encuentra en la cubierta principal y hacia proa, y ocupa la mayor parte de la manga de 22 pies del yate. Hay armarios para él y para ella y, de nuevo, el uso del vidrio es generoso. A diferencia de muchos otros modelos que crean una experiencia de hotel cerrado, nadie en el OA 90R podrá (o querrá) olvidar que está en el agua, disfrutando de una aventura al aire libre.

El uso liberal de la piedra se extiende desde las barras de bar de la cubierta superior hasta los baños de todo el barco. Y, por supuesto, el OA 90R incluye un juego completo de ropa de cama, vajilla y cubiertos, ropa de mesa y cristalería, ollas y sartenes de cocina, defensas, cabos, y demás.

Ocean Alexander construye yates semi-personalizados y para ese fin hay opciones de diseño en la cubierta inferior en términos de configuración de cabina (2-4) y en el puente donde puede elegir un flybridge abierto o un skylounge cerrado. La fibra de carbono en la construcción del puente mantiene el peso bajo y reduce el centro de gravedad en general, incluso en esta gran dama.

En la sala de mando, hay dos sillas idénticas de capitán frente a un tablero que incluye una serie de cuatro pantallas multifuncionales y los controles del motor a la derecha. A estribor hay una barra completa y una zona de asientos con muebles sueltos para una máxima versatilidad. Fuera hay otro bar y más asientos exteriores. Sin embargo, debido a que Ocean Alexander permite importantes aportaciones del propietario, la cubierta del puente puede incluir una sola barra, un asiento interior integrado o incluso un Jacuzzi en la cubierta de popa flanqueada por un gran sector donde tomar sol.

La manga continúa bien hacia la ancha proa lo que crea otra oportunidad para el disfrute del huésped. Un asiento en forma de U para seis personas mira a proa para poder disfrutar de la vista mientras se está fondeado y un lugar para tomar sol que puede acomodar fácilmente cuatro huéspedes está justo delante. Eso deja mucho espacio en la proa para que la tripulación trabaje con el ancla y el molinete. Y hablando de la tripulación, hay dos cabinas más una pequeña sala de estar con baño en la cubierta inferior, justo delante del club de playa, que servirá de buen alojamiento para el personal de a bordo.

Gracias a los motores diesel MTU de 1600 hp, la OA 90R parece que fue construida para ir lejos y para llegar rápido. Con 3.000 galones de combustible, no es un barco diurno sino un crucero que podrá transportar a ocho personas durante sus aventuras al sol. El casco # 1 fue presentado en EEUU durante la última edición del Salón Náutico de Fort Lauderdale después de llegar aquí desde la fábrica taiwanesa. Los hermanos de su diseño revolucionario están destinados a aparecer pronto en otros destinos.

El OA 90R es una colaboración entre el equipo de Ocean Alexander, el arquitecto naval Evan Marshall y la firma italiana Arrabito. La compañía está convencida de que si hubiera intentado este estilo poco ortodoxo hace solo cinco años, no habría sido aceptado. De hecho, en sus 40 años de existencia, el constructor no se ha aventurado en esta dirección hasta ahora. Los tiempos han cambiado.

Otros modelos de esta serie ya están en el tablero de diseño, por lo que parece que la revolución ha prosperado. Por supuesto, la aceptación del mercado determinará cuán lejos este cambio de estética lleve a Ocean Alexander, pero por ahora, todo lo que podemos decir es que es realmente revolucionario.