Haciendo esnórquel en Hawái

Texto y Fotos por MARIE BONNET

Cualquiera que piense en Hawái y el Océano Pacífico probablemente se imaginará olas gigantes y surf de renombre mundial, y surfistas. Pero esta exótica isla tiene un lado quizás menos buscado pero igual de sorprendente, al menos para los menos hábiles como yo que no pueden ni siquiera pararse en una tabla de surf: su mundo submarino. En el oeste del archipiélago, las líneas de costa más suaves, las aguas tranquilas y las calas de color azul turquesa ofrecen el escenario perfecto para experiencias inolvidables de buceo y snorkel.

Encontrará excelentes lugares para bucear en todas las islas hawaianas, pero si tuviera que elegir uno, escogería a Big Island, donde la variedad de fauna y las costas son alucinantes.

La áspera costa volcánica de Hilo en el lado este, y sus afiladas rocas de lava negra y aguas atormentadas son un preludio inesperado al espectáculo pacífico de Kona: playas cristalinas y arena blanca:  un lugar ideal para ponerse la máscara y observar una miríada de peces de colores en un entorno idílico.

Kona también es conocida por las enormes mantarrayas que salen por la noche a nadar a lo largo de la costa, y hay muchas opciones de buceo y snorkel para disfrutar de este verdadero espectáculo. Atraídos por el plancton que brilla en las luces de nuestras antorchas, se acercan por docenas, “volando” con sus gigantescas alas. ¡Algo mágico! Aterrador también. A pesar de que son completamente inofensivos, te pueden derribar con simplemente balancear sus alas mientras se abren camino hacia las grandes nubes de plancton. Una experiencia única, definitivamente recomendada para cualquier buceador.

Al sur de Kona se encuentra el inesperado paraíso de snorkel en el parque nacional de Pu’uhonua O Hōnaunau. No hay playa de arena blanca allí, sino solo rocas negras. Vale la pena aventurarse por el camino áspero de la corteza de lava hacia el agua y lastimarse un poco los pies para ver el espectáculo de millones de pequeños peces amarillos que nadan a su alrededor en aguas de visibilidad de 200 pies debido a la ausencia de arena y residuos. Con suerte, también verá algunas tortugas.

Las tortugas marinas están en todas partes en Hawái y no es inusual nadar junto a una de esas grandes criaturas mientras bucea. Se sabe que Black Rock Beach, cerca de Kaanapali Beach, en Maui, es un excelente lugar para bucear, y, por supuesto, entre muchos otros peces grandes y coloridos, es casi seguro cruzarse con tortugas gigantes. He visto algunas cada vez que he estado allí.

Una, muy divertida, salió de la nada para unirse a nosotros en nuestro baño. Sin molestarle la presencia humana, se quedó a mi lado cerca de la superficie, nadando tranquilamente hasta que terminé mi sesión de fotos.

Otro gran lugar en Maui para ver peces brillantes en alta concentración mezclados con tortugas, es la playa de Kapalua, una pequeña y tranquila cala que está protegida del viento y las fuertes corrientes.

Si tuviera una recomendación más, sería la playa de Poipu en Kauai. Una playa “doble” que ofrece un santuario único de peces brillantes e impresionantes. Hay tantos peces que parece que estás nadando dentro de la pecera más concurrida de un acuario. Mis favoritos son los peces globo que se inflan como una pelota cuando se sienten amenazados. Muy poco profundo y justo en la orilla, es también un buen lugar para niños.

Podría seguir, ya que las opciones para un buen snorkel son infinitas. En otras palabras, no importa la isla que visite: ¡no se decepcionará cuando sumerja la cabeza, y lo más probable es que quiera volver!

Más fotos en:: www.aplaneaway.weebly.com