Postales desde Long Island

Hacia el este de la ciudad de Nueva York, se extiende la famosa isla de Long Island, donde se encuentran los encantadores pueblos de los Hamptons. Son destinos de verano elegantes para los estadounidenses de clase alta, así como para los ricos y famosos. A lo largo de sus amplias playas acariciadas por el Atlántico, se situan magníficas mansiones y pueblos encantadores que abundan en boutiques de moda, posadas bellamente restauradas, restaurantes elegantes y tiendas de antigüedades.

Aún más fascinante es su rico trasfondo histórico. Hasta mediados del siglo XIX, Sag Harbor fue un importante puerto internacional para la industria ballenera. En un momento, llegó a ser un puerto comercial aún más grande que la ciudad de Nueva York. Los barones de la industria ballenera pronto comenzaron a construir casas señoriales y hermosas residencias de verano. Algunas de estas son ahora museos, como el Museo Histórico y de Caza de Ballenas de Sag Harbor en Main Street.

East Hampton fue fundada en 1648 por agricultores presbiterianos para el cultivo, la pesca y la caza de ballenas. A fines del siglo XIX, el ferrocarril se extendió primero a East Hampton y luego a Montauk, y sus visitantes comenzaron a veranear aquí. Las familias adineradas de Nueva York pronto construyeron “cabañas” o mejor dicho mansiones espectaculares, muchas de las cuales todavía se utilizan de forma privada y han pertenecido a las mismas familias durante varias generaciones.

Montauk se conoce como “El fin” y en la punta de Long Island se encuentra el faro de Montauk Point, un monumento histórico nacional. Encargado por George Washington en 1792 y construido en 1796, este hermoso faro es todavía hoy de gran ayuda a la navegación.