De templado a subtropical: aventuras de buceo en la costa este de Australia.

Texto e imágenes por ELODIE MARIE CAMPRASSE

Las oportunidades de buceo en Australia son increíblemente diversas. Lo que probablemente nos viene a la mente primero son las hermosas y cálidas aguas turquesas de su Gran Barrera de Coral. Habiendo vivido en Australia durante años, me sorprende lo mucho que este destino eclipsa a los otros lugares maravillosos para bucear en el país.

En el sur de Australia, los amantes del océano tienen la oportunidad de presenciar espectaculares concentraciones de sepias gigantes. En la misma época del año, los cangrejos araña se agrupan en Port Phillip para buscar seguridad cuando cambian el caparazón, un espectáculo que no debe perderse. Existen oportunidades para encontrarse cara a cara con gigantes oceánicos como ballenas, tiburones y rayas en el hermoso arrecife de Ningaloo, en Australia Occidental. En Tasmania, los buceadores pueden disfrutar de espectaculares bosques de algas gigantes, cuevas submarinas y jardines de esponjas de aguas profundas. Nueva Gales del Sur, en la costa este de Australia, también ofrece un excelente buceo para todos los niveles y presupuestos, desde el fácil buceo desde la costa hasta el buceo en barco y naufragios más desafiantes, a lo largo de más de 2000 kilómetros de hermosa costa.

Por mucho que mi pareja y yo disfrutemos buceando en el hermoso Port Phillip de Melbourne, la costa este es donde queríamos ir a continuación para cambiar de escenario y experimentar aguas más cálidas. Teníamos planeado un viaje por carretera por la costa para Navidad y Año Nuevo, comenzando en la parte inferior de Nueva Gales del Sur y yendo hasta la parte más al sur de la Gran Barrera de Coral. Nos entusiasmó la oportunidad de presenciar el cambio en la vida marina de aguas templadas a tropicales y disfrutar de algunos de los mejores destinos de buceo en la costa este.

Desafortunadamente, la pandemia nos obligó a cambiar de planes. La frustración de no poder cruzar la frontera con Queensland y llegar a la punta de la Gran Barrera de Coral se evaporó cuando decidimos usar el resto de nuestro tiempo para descubrir un poco más los excelentes sitios de buceo de Nueva Gales del Sur. No podría cubrirlos todos, pero a continuación les brindo una descripción general de las hermosas oportunidades de buceo que este estado tiene para ofrecer.

Comenzando desde la parte sur de Nueva Gales del Sur, optamos por bucear en Merimbula Wharf, considerada por algunos como una de las diez mejores inmersiones junto a la costa en Australia. Saltamos de la plataforma rocosa al este del muelle y disfrutamos explorando el rico arrecife rocoso, con algas en la parte poco profunda y encantadores jardines de esponjas más abajo, a lo largo de la tubería que corre hacia el sur del muelle. Los tiburones Wobbegong y Port Jackson fueron, sin duda, los aspectos más destacados de la inmersión, pero los buceadores aquí también pueden disfrutar de grandes mantarrayas, caballitos de mar y, en general, una abundancia de peces.

A continuación, nos detuvimos en Narooma, la joya de la Costa Zafiro y puerta de entrada para acceder a las aguas cristalinas de la isla Montague. Este sitio es bastante popular durante todo el año para experimentar encuentros impresionantes con lobos marinos juguetones, pero también porque es el hogar de una de las concentraciones más conocidas del sur del tiburón nodriza gris, intimidante pero pacífico, de noviembre a abril. El mal tiempo obligó al centro de buceo a cancelar las inmersiones que habíamos reservado, por lo que continuamos hacia el norte a lo largo de la pintoresca costa que conduce a Jervis Bay, otro destino de buceo muy popular al sur de Sydney.

Allí, los buceadores pueden vivir  una variedad de experiencias que incluyen inmersiones protegidas y poco profundas dentro de la bahía, y las paredes y cuevas espectaculares en la base de los imponentes acantilados marinos fuera de la bahía. Debido a la buena visibilidad en la bahía en su momento, allí nos dirigimos. Disfrutamos de avistamientos de algunos delfines desde el bote en el camino a los sitios de buceo y bajo el agua, un paisaje algo diferente. Aquí, nos encontramos con nuestros primeros tiburones nodriza grises y los lábridos azules con los que solíamos disfrutar buceando durante todo el viaje. La vida de los peces era abundante, pero también disfrutamos viendo babosas marinas, esponjas de colores, ascidias y más.

El siguiente en nuestra lista fue Shellharbour, una de nuestras paradas favoritas. La Reserva Bass Point incluye varios sitios de buceo espectaculares en la costa, incluido el “Canal”, donde descubrimos una vida marina impresionante como babosas marinas de colores, pulpos cuidando huevos, una araña de mar, algunas lindas jibias, un dragón de mar con maleza y mucho más. Había criaturas fascinantes para disfrutar dondequiera que miráramos, y fuimos bendecidos con una visibilidad impresionante lo que nos permitió disfrutar plenamente de las vistas del cañón que corre hacia el oeste desde la entrada del Canal.

A unos 100 kilómetros al norte, la ciudad más grande de Australia, Sydney merece un viaje aparte para explorar sus numerosos sitios de buceo que se encuentran alrededor de la ciudad y las espectaculares bahías, magníficos promontorios de arenisca y las famosas playas de arena blanca que alberga. Al disponer de poco tiempo, pasamos por alto Sydney para ir a Port Stephens, donde experimentamos increíbles inmersiones en la costa en Nelson Bay y en bote en la isla Broughton donde pudimos avistar delfines desde la costa la mayoría de los días. Nuestro buceo favorito en Nelson Bay fue “Pipeline”, en el lado occidental del rompeolas de Nelson Bay Marina, uno de los mejores sitios para “muck diving” o buceo sobre fondo con gran sedimento en Australia. La diversidad de criaturas que los buceadores pueden encontrar allí es alucinante. Vimos tantas sepias que dejamos de contar, junto con pulpos, peces pipa, caballitos de mar, variedad de babosas marinas y demás. “Shark Gutters”, en la isla Broughton, es el dominio de los tiburones nodriza grises donde docenas de ellos navegan tranquilamente. Aquí también tuvimos nuestras mejores interacciones con inquisitivos y curiosos lábridos azules.

Unas horas por la costa, llegamos a South West Rocks, accesible en barco y famoso por sus espectaculares paisajes submarinos que incluyen alcantarillas y cuevas marinas. Este es un gran lugar para observar tiburones y otras especies pelágicas como los tiburones nodriza grises y las rayas águila. Pero, sin duda, el sitio de buceo más emocionante y agradable para los buceadores aventureros es la caverna submarina de 125 metros de largo que atraviesa el centro de Fish Rock.

Sus paredes, que se extienden de 12 a 24 metros sobre la superficie, están cubiertas de corales, esponjas y goronoias. Y en sus aguas abunda

una mezcla de peces tropicales y templados, langostas, cangrejos y arañas marinas.

Seguimos nuestro viaje hacia Coffs Harbour, donde nos subimos a un bote para explorar South Solitary Island que ofrece una variedad de sitios de buceo entre impresionantes canalones y senderos para nadar, paredes rocosas y cantos rodados. Los buzos aquí son recibidos por escuelas de peces pelágicos como tiburones nodriza grises y rayas, así como tortugas.Fue aquí donde encontramos nuestra primera tortuga del viaje pero también nos deleitaron los coloridos corales duros y blandos de varios tamaños y formas que vimos a lo largo de nuestras inmersiones.

Un poco más de 200 kilómetros al norte, Julian Rocks de Byron Bay es una visita obligada. Las pequeñas rocas ubicadas dentro del Parque Marino Cape Byron, están rodeadas por una variedad de sitios de buceo adecuados para todos los niveles. Es justo donde las aguas templadas y tropicales se encuentran y por lo tanto abunda una gran cantidad de especies marinas, incluidos gigantes oceánicos como ballenas, delfines, tiburones y rayas. Tenía muchas ganas de ver mantarrayas y tiburones leopardo, que aquí suelen habitar en verano, pero las condiciones inadecuadas en el mar no lo permitieron.

Continuamos hacia el norte, hasta donde pudimos, y nos detuvimos justo antes de la frontera con Queensland. Cook Island está a un corto trayecto en coche de Tweed Heads, una popular ciudad de vacaciones a orillas del río Tweed. Al ser recibidos con buena visibilidad, exploramos la parte norte de la isla donde, por fin, nos encontramos cara a cara con gráciles y dóciles tiburones leopardo. Enormes tortugas, un pez guitarra y una variedad de otras especies de peces tropicales y corales, fueron otros de los anfitriones destacados durante el par de inmersiones que concluyeron nuestro viaje hacia el norte.

Hacer el viaje por carretera es una excelente manera de disfrutar de una variedad de sitios de buceo a lo largo de la costa de Nueva Gales del Sur ya que nos permitió disfrutar de la transición gradual entre aguas templadas y subtropicales y, por lo tanto, conocer nuevas especies tropicales.

Pero aún queda mucho por explorar y volveremos para seguir viviendo estas estas experiencias de buceo tan emocionantes.